Si tanto las necesidades fisiológicas como las de seguridad está bien satisfecha, surgirán las necesidades de amor, afecto y sentido de pertenencia, y todo el ciclo ya descripto se repetirá con este nuevo centro.

 



Las necesidades de amor, supone dar y recibir afecto.Cuando está insatisfecha, una persona sentirá intensamente la ausencia de amigos, de compañeros o de hijos.Tal persona tendrá hambre de relaciones con personas en general –de un lugar en el grupo o la familia- y se esforzará de nuevo por conseguir esta meta.

Al alcanzar tal lugar importará más que cualquier cosa del mundo y puede llegar a olvidar que una vez, cuando el hambre era lo primero, el amor parecía irreal, innecesario, y sin importancia. Ahora las punzadas de la soledad, el destierro, el rechazo,la ausencia de amistad y el desarraigo son preeminentes.

La necesidad del sentido de pertenencia, está relacionada a pertenecía a raíces, grupos, familia, orígenes. Deseamos en nosotros sentir la necesidad de pertenecer a una manada común a un rebaño que nos vitaliza en nuestra calidad de persona.